jueves, abril 06, 2006

Libros, libros, libros.

Como ya he comentado más de una vez me carga comprar libros acá en Chile, porque son carísimos (y si libro => lectura => cultura = la cultura es cara), claro igual lo hago, peor lo hago bastante a menudo aprovechando pseudo ofertas, descuentos y obsesiones personales (no se puede ir en contra de uno mismo .-.) para aumentar mi biblioteca personal(bien desordenada he de reconocer).

Desde hace algún tiempo y gracias al Rodrigo he revisado Amazon (que me guiñe el ojo y tienta con múltiples títulos que me gustaría tener en mis manos cada vez que lo visito), mi jefe Ricardo también me ayuda pues he aprovechado los beneficios de sus viajes mensuales a Argentina (*^.^*) creo importante mencionar que en Argentina los precios de los libros son fijados por el gobierno y el libro vale lo mismo ya sea que lo compres en una gran librería o en una pequeña.
Pero lo que me tiene chocha ahora es que tome conciencia ¡recién esta semana! de que tengo familiares que trabajan en una línea aérea(hace como 6 años!) y que no tienen ningún problemas de que haga encargos de vez en cuando para obtener mis caprichos literarios.

1 comentario:

Ricardo dijo...

En temas fuera de oficina, me podrías tratar de amigo.
Igual siempre llevo tu lista de deseos a mano. Y creo que le falta una actualización.
Sobre el precio de los libros, no lo fija el gobierno, son las editoriales que fijan el precio máximo que deben venderlos las librerias, ya que estos no pagan impuestos y venderlo a mayor precio significaría una utilidad que pagaría impuesto.