miércoles, abril 25, 2007

¡Narf!

Conversación pal bronce que mantuve con mi hermano en una feria de Cerro Navia.

Sandra: ¡Waaaaaaaa miraaaaaaa!. Ahí está "el libro" que he buscado por años y que no he pillado por ninguna parte, ¡Yo lo quierooooooo! (L).
Sandra: ¿Cuánto vale?
Jaime:(hablándome en voz baja) ¡La cagaste acá se regatean los precios!
Vendedor: Dos mil pesos...
Jaime:(hablando hacia el vendedor) ¡Háganos una rebaja!
Vendedor: Nah, ella sabe de libros... 2.000 es el precio.
Sandra: Tome ahí están los 2 mil...y partimos.
Sandra: OK se un poco de libros y de paso se que él no cacha nah, ese libro lo he buscado años y salía mínimo 10 lucas acá si es que lo pillaba(cosa que no he logrado).
Jaime: ¡Pero te hubiera salido más barato! si no hubieses demostrado con tanta emoción cuanto deseabas el libro...
¡Eres muy poco piola!

Nota mental: Nunca demostrar interés por algo donde se supone que puedes regatear.
Esto paso hace algun tiempo, y lo recorde por que casi repito la escena xD

4 comentarios:

Eduardo dijo...

jajaja pero si así son los persas... hay que hacerse el loco, hasta mirar con desprecio, onda ... lo compro por si acaso me sirve como posavasos XD

y tienes que decirle ... pucha no tengo 2 mil, tengo 1500. y de seguro te lo vende igual ;)

Anónimo dijo...

Siempre puede ser peor, puedes decir "me lo llevo, cuanto vale?"
Cuando uno(a) encuentra lo que anda buscando no la piensa mucho, sobre todo en libros :)
Ademas 2 lukas por un libro noes nada

Rodrigo

Perro dijo...

Por lo general pasa eso... los vendedores no tienen idea de lo que tienen a la venta....

Siempre puedes regatear, en pedir no hay engaño :P

Christian Zenis dijo...

Igual no hay que ser muy amarrete para las cosas. Bonito recuerdo!